Grupo teatro Jicaro

El Circo de la gran felicidad llega a Nandaime

Fecha de publicación: 2 abril, 2014

Se abre el telón, la función comienza y los espectadores se esperan la presentación de uno de esos circos que llegan a los pueblos con bailarinas polivalentes, con algunos animales exóticos amaestrados y mal nutridos y con payasos chabacanos haciendo bromas con doble sentido.

El Circo del grupo de teatro Jícaro sorprende a los presentes porque la función es totalmente diferente. La primera en aparecer en el escenario es Pelusa, la presentadora del circo, una niña que sueña con ser domadora de leones y tener su propio circo; sin embargo algo se esconde detrás del telón que le impide cumplir su sueño.

Entre lo cómico y la seriedad que implican ciertas situaciones de la vida la obra presenta una función diferente, mostrando lo que en realidad hay detrás de los artistas y de las bambalinas del circo. Con Pelusa somos testigos de una historia de maltrato, de acoso y violencia; se trata pues del circo mismo de la vida, con risas, sueños, desesperanza, violencia, etc.

En el Circo de la Gran Felicidad un tal Malandro, padrastro de Pelusa y dueño del circo se opone rotundamente a que ella cumpla sus sueños, por considerar estas aspiraciones inapropiadas para una niña. Sin embargo ella lucha por no dejar caer sus aspiraciones y por salir del circo de la violencia y del machismo.

Los espectadores no se esperaban una función como tal. “En realidad que no es como nosotros vemos, al circo nos vamos a divertir pero en realidad no sabemos lo que pasa en la vida de cada uno de los artistas, no sabemos nada sus metas, no nos damos cuenta de nada”, comenta la joven Karla Artola durante el lanzamiento de la obra en Plaza el Güegüense del Centro C. Oscar A. Romero.

“La obra expresa lo que se vive hoy en día, principalmente porque muchas madres no le ponen interés a la vida de sus hijos, muchas veces cuando están ciegas de amor por un hombre. La mayoría de las violaciones ocurren en los hogares. La actitud de la niña (Pelusa) es muy buena, muy madura y me gustó que ella sabía que fuera del circo había una mejor vida para ella”, comenta María Auxiliadora López, Docente, Escuela Santa Fe en Nandaime donde también se presentó la obra de teatro.

Luchar por cumplir los sueños

Pero Pelusa en su afán por cumplir su sueño intenta huir del circo, se enfrentará a engaños y abusos, pero al final logrará ser libre para abandonar el circo acompañada de su madre. De esta manera se cuenta cómo una niña es capaz de sobrepasar la adversidad enseñando a identificar los riesgos a los que están sometidas incluso en sus mismas familias.

La obra El Circo ha recorrido las escuelas primarias de Nandaime, entre ellas La Escuela Monseñor Vélez, Lili Pedroza de Ochomogo, Camela Noguera, Rubén Darío y Rosa Matilde Romero de La Barranca. Unos 300 niños han visto la obra y en algunos casos han propuesto los finales de obra, propiciando su participación.

La obra teatro forma parte de las acciones del Proyecto Niñez y Adolescencia hacia la construcción de ciudadanía impulsado por el Centro Oscar Arnulfo Romero y que tiene como fin la promoción de derechos y responsabilidades desde la infancia.

Última modificación: 8 de abril de 2014 a las 14:17
Hay 0 comentarios
captcha
Quiero ser notificado por email cuando haya nuevos comentarios.